black3heart

Los latidos de mi negro corazón

Tres deseos

¿Y qué si tuvieras tres deseos como en los de aquel famoso cuento para niños?

¿Y qué si la respuesta más inmediata a esa pregunta fueras tu, solo tu y nada más que tu?

Una nueva tarde de inseguridades, temores y angustias inundaban mis pensamientos, mis sentimientos, mis sensaciones, lo que soy y lo que aún me cuesta ser.

La vida también tiene su toque de humor porque alrededor pasaban cosas demasiado graciosas como tratando de bajar mi ritmo cardíaco, calmar mis pulsaciones, pero era casi imposible hablar, hilar, pensar, expresar.

¿Cómo alguien a quien le gusta escribir tanto puede estar tan limitado, tan cohibido, tan encerrado en sus propios temores?

No lo sé y prefiero no ahondar en esos pensamientos para no hacerme bola otra vez.

“¡Hable, Dios está aquí y está en control de todo!” fue el resumen que él tenía para mi al ver mi notable falta de seguridad, aunque con todo y temores y miedos, por primera vez en mi vida, le hablé de ti, mencioné tu nombre, con cada átomo de mi cuerpo y con cada gota de sangre que recorre mi organismo, mencioné tu nombre.

¡LO DIJE! … por fin lo dije, dejé salir eso que entre pecho y espalda por meses llevaba “Señor, su hija me encanta” y entonces fue cuando todo se detuvo dentro de mi.

Recordarlo es literalmente volverlo a vivir… y aunque en mis palabras tres deseos eran diferentes, realmente todos apuntaban a ti, todos eran tu.

← Volver
Un poco más de black3heart
Zona de guerra

Zona de guerra

No había entendido al soldado Doss sino hasta hoy. No tenía la intensión de lastimar a nadie. Solo quería auxiliar a un corazón herido. Pero ha sido en extremo difícil

read more
Caída libre

Caída libre

Hay cosas, millones de cosas que es mejor hacer en silencio, por la oportunidad de poder disfrutar de su maravillosa experiencia o porque las voces de los incrédulos alrededor es mejor no alentarlas

read more
Veintiocho de marzo

Veintiocho de marzo

Sobre las cuatro treinta de la tarde me iba a enfrentar a la decisión más importante de mi vida. No sabía qué vendría después de ello, si ganaría o perdería, solo sabía que debía ser valiente para enfrentarlo.

read more
Me gustaría saber tu opinión …