black3heart

Los latidos de mi negro corazón

Su sonrisa

No todas las sonrisas son iguales, no todas ellas pueden cautivar tus pensamientos y quedarse profunda y eternamente guardadas en tu corazón.

Era una noche normal, como aquellas de un fin de semana lleno de trabajo. Amaba mucho lo que hacía para aquella época, pero debía estar muy concentrado. Nunca tenía espacio para los errores ni habría repeticiones.

Todo estaba listo y empezó el ruedo. Los invitados empezaron a llenar el lugar con cada segundo que pasaba, se avecinaba, lo que sería la oficialización de otra historia de amor y aunque no era la mía, siempre me alegré por ser parte de esas pequeñas grandes historias.

A veces solía pensar en lo común que puede ser la vida cuando no estás atento a los detalles, y esa noche, sin saberlo, algo iba a cambiar para siempre.

Mientras retrocedía para obtener una mejor posición, algo resplandeció ante mi vista. Blanca como la nieve, delicada como la piel de un bebé y muy, muy coqueta apareció entre el tumulto la protagonista de esta historia.

¡Wow! esa sonrisa, es hermosa (pensé de inmediato) y no pude hacer más que quedarme por algunos segundos pensando en eso que había visto, tratando de guardar en mi memoria para siempre lo que fácilmente podía guardar lo que tenía en mis manos, pero no hubo tiempo para eso, así que decidí en el instante conservar ese momento en lo más profundo de mi corazón.

No es solo la hermosa sonrisa de una dama, sino el bonito gesto que esa sonrisa vaya dirigida a ti. Eso me mató, me impactó e hizo que aquella intensa noche de trabajo, se convirtiera en una noche de … bueno, no sé ni cómo expresarlo.

← Volver
Un poco más de black3heart
Zona de guerra

Zona de guerra

No había entendido al soldado Doss sino hasta hoy. No tenía la intensión de lastimar a nadie. Solo quería auxiliar a un corazón herido. Pero ha sido en extremo difícil

read more
Caída libre

Caída libre

Hay cosas, millones de cosas que es mejor hacer en silencio, por la oportunidad de poder disfrutar de su maravillosa experiencia o porque las voces de los incrédulos alrededor es mejor no alentarlas

read more
Veintiocho de marzo

Veintiocho de marzo

Sobre las cuatro treinta de la tarde me iba a enfrentar a la decisión más importante de mi vida. No sabía qué vendría después de ello, si ganaría o perdería, solo sabía que debía ser valiente para enfrentarlo.

read more
Me gustaría saber tu opinión …